Fundamentos

Busca generar instancias informativas, reflexivas y de diálogo entre quienes viven realidades educativas similares para así, paulatinamente, formar comunidades de vida que apoyen y generen respuestas a la vocación de padres y apoderados; que fortalezca los vínculos para que la comunicación sea enriquecida permanentemente y para que cada familia cuente con las habilidades requeridas en su función educadora. Para facilitar la concreción de este proyecto, se elegirá un apoderado Delegado de Formación en cada uno de los cursos en los que se dará inicio al Programa, el que facilitará y motivará el encuentro entre padres y apoderados y la institución educativa.

Nuestra finalidad es, a partir de comunidades de padres, buscar construir respuestas a las necesidades educativas en una sociedad que ha incorporado diferentes modos culturales de comunicación y comportamiento, de cuyos códigos el apoderado se experimenta confuso, incluso sobrepasado, generándole inseguridad para formar en claves valóricas que sustenten el desarrollo del hijo hacia un adulto de bien.

OBJETIVO GENERAL:

  • Comprometer a los padres entregándoles antecedentes teóricos y empíricos sobre lo importante de su función formadora y su impacto en el mejoramiento de la efectividad de su colegio.
  • Compartir con las familias de nuestros alumnos el énfasis que propone el colegio en la función formadora, en los ámbitos físico/social y afectivos; cognitivo y moral o espiritual.
  • Proponer acciones concretas para el fortalecimiento de la función formadora de los padres y que promueva un trabajo conjunto con las autoridades del colegio.
  • Desarrollar y apoyar la formación espiritual de los padres y apoderados.

PRIMERA ETAPA DEL PROYECTO
DE PRE KINDER A 3° BÁSICO:

ÉNFASIS EDUCATIVOS PARA PADRES Y APODERADOS

  1. Desarrollo Virtudes Anuales: Obediencia, Verdad y Orden (Kohlberg). Estas virtudes pasan a incorporarse en la vida familiar y particularmente en los niños de esta edad, a través de ejercicios de hábitos y rutina diaria conocida por ellos que les permiten a su vez crecer en autonomía y seguridad para resolver paulatinamente los desafíos propios de su crecimiento. Clave también es promocionar la invitación de compañeros a las casas para que practiquen juegos grupales, la creatividad y aprendan, fruto de las relaciones interpersonales, cimiento del desarrollo afectivo, social, intelectual y espiritual, a conocerse. Las claves de la sana amistad permiten observar al niño no solo a través del colegio, sino en cada hogar, donde los padres pueden conocerlo y aconsejarlo en otras áreas, como por ejemplo, la forma de relacionarse con sus amigos.
  2. Los padres y apoderados canalizarán a través del Delegado de Formación sus aportes e inquietudes, evitando la murmuración o apreciaciones subjetivas que en nada contribuyen a la sana convivencia escolar.
  3. Se organizará con los padres y apoderados una red de apoyo, que permita fortalecer la pertenencia a una comunidad curso donde cada integrante se sepa indispensable y tácitamente acogido y respetado.